Friday, September 30, 2005

TENGO UN LÁPIZ.

Hay un secreto a voces.

Hay un secreto en Bellas Artes. Es un secreto a voces...pero como muchos son sordos aun así se mantiene oculto de la luz del sol.
A veces, cuando me cruzo por los pasillos de la escuela con alguno de los que conoce el secreto intercambiamos esas sonrisas estúpidas y engreídas de los iniciados. La misma de aquellos orates que encontraron en el buzón exacto, a la hora precisa, la carta elegida que contiene la verdad del cosmos... y la leyeron a solas.
La sola posesión de este conocimiento me torna soberbio y mas petulante de lo que soy de por si. Me muevo tendiendo trampas y tratando de hacer sentir incómodos a aquellos que hablan conmigo.
Se que la respuesta no sirve si se transmite y solo puede adquirirse por el propio descubrimiento. Y nadie puede descubrir nada si esta gordo y cómodo.
Los que no conocen el verdadero secreto, inventan otras historias, intentan pueriles mitologías. Fábulas de médicos brujos y monjes profanos que levitan recorren la escuela, demostrando, solamente que ignoran el secreto primordial que hizo que nos acercáramos a este establecimiento, la mayor parte de aquellos que allí estamos hoy.
El clan se nutre de los miembros mas disímiles... correctos hombres de negro, hombres negros e incorrectos, minitas setentistas de rulos oscuros y polaquitas de colegio de monjas, atorrantes y maestras jardineras , artistas marciales mal medicados y gladiadores muy medicados, gays sometidos y mujeres liberadas... y muy pocos malabaristas. Todos estamos hermanados pero no como los acólitos de una secta, abrazados bajo el miembro erecto de Dios... sino como verdaderos hermanos, sin tolerarnos mucho pero sabiendo que la sangre es mas espesa que el agua.
Aun así ,para pertenecer, pague mi precio...

Un maldito Nerd
ahora cuando ya consumí las tres cuartas partes de la vida útil de la única parte de mi cuerpo que me interesa, descubro que no era quien yo creía ser...
Así como esos trolos que un día bajan a desayunar con el corpiño de la esposa puesto sobre la camisa , y con el sonsonete de :"Soy una Barbie atrapada en el cuerpo de un obrero de la construcción..." un miércoles por la mañana, en medio de la clase de dibujo me di cuenta de que era un nerd suburbano.(1)
Nunca fui a bailar ni jugué al fútbol porque prefería quedarme dibujando y mis vacaciones fueron inexistentes o arruinadas por mi actividad. En una de ellas, mientras mi familia chapoteaba en el mar...yo estaba a 500 metros. en un oscuro departamento de un quinto piso dibujando storyboards para dibujos animados con la sola compania de una botella de coca fría.
El día que mi viejo falleció, era un día de entrega(2). Mi vieja me llamo a las 6 de la mañana y allí me encontré con el cuerpo frío de don Cacho ,consumido por la enfermedad. Me hice cargo de la cremación y el sepelio y llore una hora abrazado a mi esposa... A las 15 hs estaba de nuevo sentado frente al tablero de dibujo, aferrado a un lápiz y tratando de que las manos dejaran de temblar. Mientras tanto mis asistentes y amigos hacían en silencio lo que mejor sabían hacer, me ayudaban de la única manera en la que los del clan sabemos hacerlo... dibujando
Descuidé a mi familia de maneras que podrían figurar en el libro de oro de Lía Salgado....
Porque el pertenecer se paga con la materia de la que esta hecho nuestro alma inmortal, si es que existe algo así.

A veces tengo unos días...

De vez en cuando me siento torpe y confuso...
De vez en cuando todo se vuelve pesado y no hay manera de manejar lo que uno es...
De vez en cuando uno se da cuenta que ya has cumplido los 40 y que la vida no te salió como pensabas...
¿ Donde mierda esta la revolucion socialista...?
¿ Y el contacto con civilizaciones alienigenas..?
¿ Donde esta al menos el sr. Spock..?
¿ Donde esta mi cinturón negro...?
¿ Y mi pelo...?(3)
Cuando era pendejo yo creía que los amigos se le morían solo a los viejos.
¡Opsss! me habia olvidado de mi edad...
De vez en cuando los santones no tienen ninguna mercadería que nos pueda interesar...
De vez en cuando los farsantes obtienen de la gente el mismo respeto que aquellos que han sacrificado notables esfuerzos para respaldar cada una de sus palabras con la verdad...
A veces los alumnos no parecen entender que para llamarse a si mismo leonero es necesario poder exhibir pieles de león, cicatrices y algunas buenas historias, y que no basta con las historias...
Mas tarde me percato de que los leoneros habitualmente solo se ocupan de cazar leones y pocas veces del auto marketing.
De vez en cuando un artista conceptual me dice que no es necesario y que es hasta desaconsejable dibujar para expresarse artísticamente ; dejando de lado en su decadente y cerrada concepción del arte, mi placer...
¡ Que fácil es prescindir del placer ajeno¡
¿ Por que no me dicen también que debo prescindir del placer en el sexo..?
¿ Que tal una tercera presidencia de Menem, si me quieren cagar la vida...? Dale ...con Cavallo como ministro de economía y De la Rua como vice...
Pero entonces recuerdo la única cosa que debo recordar durante las resacas, la única cifra que debo repetir como un mantra la segunda vez que no puedo la primera vez, el único pensamiento que debe sobrevivir al naufragio...

Yo tengo un lápiz.

Y cuando lo uso me cago en la Bauhaus y en la escuela de Ulm...me importa un eructo de sordo Picasso o Will Eisner...y aunque todo ilustrador que tenga un poco de cabeza sabe que Frazzeta es dios y Oscar Chichoni es su hijo que vive y reina entre nosotros... me cago en ellos también.
Cuando lo uso deja momentaneamente de doler que algún profesor de historia del arte me mire por sobre el hombro cuando comparto la mesa de un final con el y me diga en tono condescendiente : " Como te estarás aburriendo...¿ No..?"(4)
Cuando aprieto mi lapiz fuerte en el puño, me importa un pito que alguna colega me derive a un adolescente talentoso para que lo inicie en la historieta al grito imbecil de: " Porque yo me dedico a algo mas artístico...¿ vistes?"(5)
Cuando uso mi lápiz, soy un Hacedor... y cuando vuelvo a dejar el lapicito sobre el tablero, el universo ya no es el mismo que era antes. Hay un mamarracho, un garabato , un triste grafismo que antes no existía .
Los que tenemos un lapiz modificamos de manera innegable el universo , reinterpretándolo, haciéndolo visible.
Un árbol que cae en el medio del bosque, no hace ruido si no hay quien escuche su caída, de la misma manera el universo no es visible hasta que el poseedor de un lapiz no lo reinterpreta.
¿ Pretencioso, no..? Que me importa... tengo un lapiz... y no importa si soy negro o rubio mientras dibujo, o si tengo todos los dientes, Marcel Cerdan tampoco los tenia y cuando boxeaba sonreía como nadie .
Cuando tengo un lapiz en la mano soy mas necio que lo habitual...y lo
agradezco ya que fue ese empecinamiento necio el que nos arrancó de las cavernas...o al menos así lo contaba el camarada Barreiro , que ahora pelea para tomar por asalto el cielo. (6)

Solamente un dedo...

Hace rato que estoy escribiendo esto...
Sentado frente a mi Mac, trato de clarificar ideas hasta que estas sean totalmente transmisibles (7). Hasta que puedan ser asimiladas como conocimiento practico y no como actos de fe. Ya bastante daño han hecho las religiones que tenemos como para inventar otras nuevas.
El Sigung Moy Yat decía: “solo es un dedo que señala a la luna...si concentramos la atención en el dedo, nos perdemos el grandioso espectáculo de la luna de verano..”
Voy a buscar mi lapiz ,que ya me esta haciendo falta.
Oz Capristo, un loco triste, con un lápiz.


(1) Al menos no soy un nerd subhumano.
(2) ¿ No es impresionante y revelador que llamemos "entrega" al momento en el cual terminamos nuestro trabajo y se lo presentamos al editor?
(3) Las preguntas de esta índole se multiplican geométricamente a medida que uno se acerca a los cuarenta:
¿Porque el amor por una disciplina y el talento en esta no vienen siempre de la mano..? ¡Maldita Katana!
¿ Porque gasto tanto en Viagra..?
¿ Que voy a hacer cuando todos mis amigos se vayan del país...?
¿ Por que estoy seguro de que van a cerrar Barcelona al igual que Sarajevo, una semana antes de que yo llegue o una semana después...?
¿ En que momento pase de pesar 65 kilos a los putos 95 kilos de músculos acerados y guiso de lenteja?
¿ En que momento empece a odiar a los profesores de educación física...?
¿ Que perdí y que gané cuando decidí que los alumnos me vieran como un igual cuya única diferencia son unas horas de vuelo mas...?

(4) Como si nadie hubiera divulgado la historia de Roma antes que ella...como si todo fuese un secreto familiar guardado celosamente.

(5) Uno de mis maestros, Cátulo Albiac, respondía al habitual insulto de considerar a la historieta un arte menor con la bravuconada virtuosa de :"No es una forma menor del arte...en la actualidad es la única forma de arte posible..."

(6) Según el loco Barreiro el nacimiento del arte se dio allá en los albores de la humanidad ,en algún clan de cazadores perdido en el medio de las colinas... Por supuesto no de la mano de los cazadores, ni de los sabios de la tribu ni de las gordas esposas, amantes o favoritas de los cazadores...se dio de la mano de los débiles y los tullidos que no teniendo fuerza física, habilidad para cazar o tetas grandes que cambiar por comida o sexo; pintaron toritos en las paredes de roca viva de las cavernas y convencieron a los cazadores de que ellos eran los cazadores mágicos y a las gordas tetonas de...bueno...las gordas eran mas fáciles de convencer.
Tal vez, el arte nació unos pocos años después... cuando el dueño del protolapiz, dejo de pensar en los cazadores y las gordas y se quedo dibujando una tarde de lluvia, solo por placer.

(7) Alguien dijo que uno solo sabia algo de verdad cuando podía explicárselo a su abuela. Eso dificulta mucho mi practica docente ya que mi abuela Margarita decía "bayonesa" por mayonesa, "enfeli" por infeliz y sostenía que los grandes cambios climáticos ocurrían por " La bombas atómicas que los norteamericanos tiraron en la luna"
Sin embargo y ahora que lo recuerdo era una excelente narradora
de historias bizarras.
Lo que se hereda no se roba.

SER UN POCO MENOS IDIOTAS

Ser un poco menos idiotas.

Hace unos años , en un seminario sobre guión que dictábamos R. Ferrari y yo , una alumna
( hoy abogada ) ante la pregunta de ¿ que tema trataba la historieta " Los 17 de la nieve " de Oesterheld - Pratt ? , contestaba con un rotundo :
" El bien común se antepone al bien individual "
Hace algunos años he escuchado a un editor decirme " usted se va sin cobrar pero al menos conoció a un, Columba ".
Escuché a otro explicarme porque un gran editor había hecho muy buen negocio vendiéndole una historieta a otro gran editor y los únicos que quedaban totalmente al margen de esta transacción eran los autores del hecho artístico , y aun peor...por que eso estaba bien.
He visto a algunos autores armar muestras de historieta argentina actual invitando a participar solo a sus amigos.
He visto a algunos investigadores venidos desde afuera del genero escribir historias de la historieta argentina negando aquellos autores a los que desconocen, el derecho a la existencia.
He escuchado perplejo a un idiota que organiza muestras artísticas , diciendo : " No se nada de historieta pero no por eso voy a dejar de organizar muestras de historieta."
He leído criticas salvajes a obras de baja calidad, pero esos mismos críticos adamantinos en su inflexibilidad elogian desmedidamente obras de la misma calidad ( en el mejor de los casos) de su propia editorial.
Algún editor mantenía un espacio de su revista titulado : ¡ Que país generoso..!
El país ya dejo de ser generoso , las editoriales que en su soberbia despreciaban a sus lectores han fundido y son sombras de sombras, los agentes ya no pueden llamarse así porque venden menos que nada y cobran comisiones exorbitantes...
( Alguno ofrece a los profesionales 25 miserables dólares por página y otro solo 5 a los aficionados ) . Hoy los dibujantes dejan uno a uno el oficio de historietista en el que descollaron individual y colectivamente en el pasado para dedicarse a las mas dispares labores. y los lectores dejan sus viejos consumos del genero nacional para pasarse al comic o el manga que llegan del exterior o que editan empresarios argentinos pagando o no los derechos... Seguimos golpeando a nuestros colegas a la espera de un elogio venido desde el exterior de nuestro medio, seguimos separándonos ante el peligro y tratamos de ofrecer al otro en sacrifico al monstruo... Espantamos a los grandes maestros del genero con tanto macarrónico quilombo y provocamos que muchos de estos se retiren de la vida publica justo en el momento en el que mas los necesitamos... en el momento de aprender de ellos. Seguimos confundiendo la realidad con nuestras mas locas fantasías, sin recordar que nadie inventa fantasías tan bien como nosotros...

Tal vez sea ya la hora de firmar una paz armada.
Tal vez sea la hora de reinventar la industria.
Tal vez ya sea hora de respetar a los otros y reconocerles el derecho a la existencia aunque no nos gusten.
Porque si no, a pesar de los años pasados, a pesar del país devastado, no aprendimos nada.

CHARLA ACAECIDA EN LEYENDAS 2002.

Eduardo Risso: Hay una industria del comic en el exterior, y una Escuela Argentina bien reconocida en el exterior que no se debe perder. Y todos esos talentos que se están autopublicando, si no les encontramos un caminito, se pueden ir perdiendo. Lamentablemente las autopublicaciones tienen el problema de que no hay alguien que les marque un cierto camino. Es el editor, aunque no nos guste, quien les va a marcar ese camino. Al carecer de editor es dificil llegar a tener una publicación que sea potable desde el punto de vista comercial. Y no nos engañemos: si esto no se hace de manera comercial, no sirve, no llega a nada, queda en poca cosa, lamentablemente. Pero no digo que tengamos que atarnos a lo comercial. Es decir: un montón de historias que han surgido del underground llegaron a ser grandes porque entraron en el terreno comercial. Como Los Simpson, Las Tortugas Ninjas...montones.

Oscar Capristo: No estoy de acuerdo. Sí en que lo nuestro es arte e industria, la industria desapareció en nuestro país, funciona bien en otros lugares y muchos de nosotros estamos trabajando para afuera. Y es cierto que nuestra Escuela Argentina es reconocida. Pero la historieta no tiene porque ser solamente comercial. Y ojo: ser comercial no implica que tenga una mala calidad. El 99% de lo que yo admiro de la historieta pertenece a la corriente principal. Pero uno tiene que decidir inmediatamente, antes de ver qué trabajo quiere hacer, si está en el under porque no consigue publicar en la industria, porque no hay industria o porque el estilo no le alacanza, o si está en el under porque cree firmemente en un concepto de la publicación independiente. Tal vez porque esa historia que estoy contando no la va publicar Marvel ni D.C. ni Columba. Hay toda una vertiente distinta de autoedición que tiene que ver con la obra, directamente. Lo que uno no puede hacer nunca es decir “Hago lo que yo quiero, dibujo con el plumín en el traste, no respeto ninguna de las reglas porque es exactamente lo que quiero hacer” y después llorar porque “Los cerrados de Marvel no me publican”. Uno tiene que hacer algo y hacerse responsable de lo que hace. Si estoy en el under solamente porque no podemos publicar en otro lado, tengo que buscar mayor calidad para salir del under. Ahora, si el under es lo que yo quiero hacer, hay que ver cómo hacerlo más eficiente, cómo poder publicar todos los meses y poder vivir medianamente de ello. Y después lo que hay que tener en claro también es cuánto es lo que uno quiere ganar de la historieta. Porque hay algunos que están fantasiando con fama y fortuna. Pero mucha gente dice: “Si yo haciendo un fanzine de historietas gano lo mismo que trabajando en la oficina, es lo que yo quiero y me alcanza”.
Para trabajar para el exterior, los contactos que conseguimos casi todos son: Por que avisa algún amigo, que dice “Che, esta persona está comprando material”; o porque te gusta una editorial o un personaje, te informás todo lo posible sobre un personaje, pedís submission en internet y después mandás muestras especiales; o directamente porque viajás y establecés contacto con la editorial. De los diez contactos que hacés es posible que nueve no contesten, y que la que conteste no lo haga inmediatamente. Pero bueno, se toca otras diez más, hasta que uno encuentre.

Marcelo Frusín: En base a mi experiencia, la manera básica de volverse profesional y conseguir pequeños trabajos para una editorial, la que no falla nunca, es tratar de mejorar, de cuidar su trabajo, dentro de la línea propia. Porque tampoco sirve eso de copiar, eso de “Ese tipo tiene éxito ahora, si lo sigo yo segurmanete voy a tener éxito también”. Porque hay una predisposición natural a moverse para una línea siempre, y eso no hay que perderlo. Hay que tomar influencias, mejorar la parte técnica que falte, pero confiar en esa visión que tiene uno. Después, hay que conocer gente que esté en lo mismo, y cuando ese trabajo esté mejor, se vea bien y tenga un toque personal, esa misma gente te va abrir una puerta. Aunque sea porque podés servirle como ayudante. Hay una simple simpatía que despierta en todos los dibujantes ver a un muchacho más joven que tiene buena mano. Cuando empieza a lograr algo bueno en lo que está produciendo, hay puertas que se abren solas.

Rubén Meriggi: En cuanto a las autoediciones, sería bueno que pusieran un poquito más de atención en algunas cosas y elegir si quieren que esto sea un hobby o pasar a algo más profesional.

Risso: Hay que dejar de separarnos. Pero en este arte somos bastante egoístas. No aceptamos que alguien nos diga “Vos tendrías que dibujar bien esto y hacer mejor lo otro”. Tendríamos que ser más abiertos. La Asociación de Historietistas Independientes me parece un comienzo. Pero hay que buscarle la vuelta para darle una vueltita más a la tuerca.

Frusín: Tenés que preparar tu carpeta en base a lo mejor que podés dar. Si no te gustan los superhéroes, si tenés otra onda, no los hagas. No tenés que pensar qué es lo que más se vende o qué es lo más comercial, sino qué es lo que más sentís. Porque probablemente compitas con tipos muy buenos de todas partes del mundo que sí amen, por ejemplo, a los superhéroes. Podés mandar muestras por correo...Hay lugares de internet donde también se pueden mandar muestras... Podés ganar algún concurso...Lo mejor es cuando hay algún trabajo y están buscando gente para eso y alguien te avisa. A las editoriales podés mandar la muestra a cada editor, pero suele haber una persona que se encarga de ve a la gente nueva. Tendrías que conseguir ese nombre, que suele estar en internet. Y un método muy bueno es ir a una convención importante y establecer diálogo con editores. Un amigo fue a San Diego Comic Con, le mostró su trabajo a un editor y el editor ya tenía su gente, pero de casualidad le mostró su trabajo a un guionista que era amigo de ese editor que no lo había visto y al guionista le encantó el trabajo y lo propuso. Trabajó un montón de tiempo para esa editorial. A la carpeta tenés que mostrársela a toda la gente que puedas. Nunca sabés por dónde se te va a abrir la puerta.

Risso: La carta de presentación de un dibujante es su trabajo, acercándose lo más profesionalmente posible a cualquier mercado. No hay que tener temor. Cuando uno se siente bien formado, la puerta se abre en algún momento. Hay que seguir golpeando hasta que se abra.
Y no es lo mismo el mercado francés, que el italiano, que el americano...Ni hablar si quieren dibujar para los japoneses.
A mí me ha pasado de conseguir trabajos sin moverme de mi casa, y otras veces tuve que ir a buscarlo. Eso ya depende de cada autor y de la suerte que uno tenga.

Frusín: Lo nuestro se maneja como antiguamente era en la pintura: de maestro a discípulo. Yo casi terminé la carrera de bellas artes y no me daban la preparación que yo necesitaba para la ilustración y el comic...E intentaba e intentaba pero no conseguía trabajos. Algo me estaba faltando y no lo veía. Era el contacto con alguien que estuviera trabajando y conociera el metier. Y bueno, empezé a trabajar con Eduardo (Risso)...Fui ayudante de él un año trabajando en su estudio...No digo que tengan que pasar como ayudantes sí o sí. Pero si tienen que tener contacto con alguien que les comente como se mueve el asunto.
En ese corto tiempo que estuve con Risso obtuve todo lo que me faltaba y él me ayudó a dónde mandar mis trabajos, y me recomendó...Y así me empezé a largar solo. Noté que había cosas que nunca iba a conocer solo. Es difícil.

Risso: La industria norteamericana es una trituradora, y si no estás preparado te puede devorar. Es poco frecuente que los editores te pidan el lapiz y la tinta, pero nosotros lo estamos haciendo. No les da el tiempo, a la mayoría de los artistas que trabajan para Estados Unidos.
En general exigen 22 páginas al mes. Yo no tengo inconveniente, porque hacía mucho más que eso cuando trabajaba para el mercado europeo, así que ahora es como que estoy descansando.

Frusín: El tiempo es un gran miedo que yo tuve siempre. Creía que jamás iba a poder comprometerme a hace la cantidad de páginas que hago ahora. Cuando trabajaba con Eduardo decía “Este tipo es una máquina! Cómo puede hacer tantas páginas!?”. Después, con el tiempo, vas agarrando velocidad, una mano que te sorprende a vos mismo.
Pero preocupense por hacer un buen trabajo, con estilo, antes que nada. Y tenés que ser sincero. No tenés que decir que podés hacer más de lo que podés, porque después te quemás, perdés confianza. Pero muchas veces podés crecer dentro de una editorial. Si no tenés mucha velocidad, te pueden asignar historias cortas...Si tenés un poquito más de velocidad te pueden dar miniseries, donde el tiempo es un poco más amplio, se trabaja más tranquilo...Y lo más duro es la serie mensual.
Pero no te preocupés por eso al principio. Va llegando, la velocidad. Por ahí yo tomo ese compromiso de hacer las 22 páginas por mes, y necesito un mes y medio o dos para dar lo mejor, pero rindiendo a un 70, 80 por ciento puedo llegar en el mes y conformar al editor y a la gente. Eso ya es todo una decisión personal.

Capristo: Muchas veces uno manda un trabajo y no recibe ni siquiera la respuesta. Pero otras veces recibe la aceptación en el primer contacto. Y ese factor suerte lo tenemos que tener en cuenta cuando nos fue mal y tenemos que seguir adelante. Muchas veces la obra que mandamos no interesa porque es de piratas y justo alguien vendió otra historieta de piratas...O justo acaban de cerrar la revista que mantenía ese género. O el editor ese día se levantó mal. O...veinte mil cosas, detalles netamente del azar. Cuando uno es rechazado no quiere decir que el material era horrible. Ojo, que si el material es rechazado sistematicamente, hay que pensar estamos meando fuera del tarro. Pero un rechazo no significa que el material necesite castigo.
Y no manden a un solo lugar. Disminuyan el factor azar mandando a diez editoriales. Salvo que sean muestras específicas para una editorial. No manden a una editorial muestras con personajes de otra. Y no hay que buscar solamente en las puertas mas grandes: Marvel, D.C., Dark Horse, Image... Porque son las puertas a las que van a golpear todos, y porque van a tener más pretensiones, como es lógico. Hay un montón de editoriales medianas o menores que son buenas para nosotros, son buenas para empezar, y es muy poca la gente que va. Amplíen el abanico, no choquen contra las mismas puertas siempre. Traten de averiguar nuevas direcciones.

Frusín: Al editor de lo que estoy haciendo ahora (Hellblazer, del imprint Vértigo de D.C. Comics) yo le había mandado muestras antes y ni siquiera me había contestado. Después un amigo me dijo que ese editor necesitaba a alguien y que yo le mandar. Y yo dije “No, si ya le mandé y ni me contestó”. Entonces mi amigo me preguntó “Qué le mandaste?”. Yo le había mandado muestras de superhéroes, que no es lo que mejor hago. Y este editor hace otro tipo de material, historias más urbanas, de terror, más densas...Otro clima, otro estilo. Entonces mi amigo me insistió: “Mandale, mandale...”. Y el tipo me contestó al toque, me abrió todas las puertas, me cuidó, me llevó de la mejor manera. A lo mejor mandan algo que les encanta al lugar equivocado, en el momento equivocado...Pero cuando sienten que la cosa va bien no cambien ni desanimen por algo que no aparece.

Meriggi: Y no esperen una respuesta inmediata. Pueden pasar seis u ocho meses. A mí me pasó. Los tiempos de ellos son muy diferentes a los nuestros.

Risso: Para mí, una cosa fue cuando publiqué para el mercado francés, y otra muy distinta cuando tuve que ir a Estados Unidos. Pero no solo traté de cambiar el dibujo. Dije: “Qué puedo brindarle yo al mercado americano que no tenga”. Porque hay una competencia muy grande, a pesar de que yo creo que de todo ese mercado se puede extractar un diez por ciento como bueno y al resto cualquiera lo puede hacer mejor. Lo cierto es que en ese momento me platée: “Qué es lo que no pueden hace bien los americanos o al menos se han olvidado? Narrar bien la historieta. Les voy a mostrar que puedo narrar”. Me tomaron por eso, no porque mi estilo sea deslumbrante. De hecho, un estilo pasa por un montón de factores. No pasa solo por la línea, sino por cómo componés la página, cómo manejás la cámara...Pasa por la narración. Eso hay que tenerlo muy en cuenta al momento de llegar a un mercado determinado, porque son muy distintos uno de otro.
Lo que buscan siempre es calidad, por sobre todo. Y por supuesto, si esa calidad va acompañada de una diferencia con otros dibujantes, mejor todavía. Pero no están buscando algo sobrenatural, digamos. Y en Estados Unidos yo creo se dieron cuena de que ya no les era redía mantener “clones de...”. Entonces salen a buscar nuevos talentos, no importa si no están totalmente formados. Sí necesitan que les cumplan los tiempos, porque cada vez que alguien les falla en eso les cuesta mucho dinero. Yo he visto carpetas que decís “Caramba, esto es muy profesional!”, pero los tipos no han publicado nunca porque no llegan con el tiempo. En eso, Estados Unidos es una máquina trituradora con respecto a otros mercados. El italiano también, pero no pretenden, tal vez, la misma calidad que Estados Unidos.

Frusín: Uno siempre tiene falencias...El dibujo de historietas es muy complicado hacerlo bien porque hay que dibujar de todo. A lo mejor un tipo que se dedica a la plástica se concentra en un tema, como, por ejemplo...bananas en floreros. En la historieta muchas veces uno tiene que dibujar rapidamente lo que sea. Podés estar en un proyecto que te obliga a dibujar...enanos en Singapur, y nunca viste.
Entonces la manera de tener una buena parte del trabajo ya asegurada es
componer bien la página, hacer una buena narración. O sea: no pensar la página como una ilustración al lado de otra, sino como una sola ilustración. También hay que manejar la luz...Informarse sobre la temática, sobre el ambiente donde transcurre la historia...Si uno tiene todo eso bien preparado, las falencias que uno pueda tener en el dibujo muchas veces no se ven.

Risso: A mí me ha pasado de mandar muestras a Estados Unidos y que nunca me respondieran nada. Reciben miles de sobres por día! Después resulta que cuándo les mostrás las cosas personalmente dicen “Ah, Caramba!”. Lo ideal sería ir y venderse uno mismo. También me ha pasado de tener que salir a ´venderme´ en algún momento y descubrí que era mejor vendedor de lo que pensaba. Porque somos medio reacios a eso los dibujantes, pero hay que hacerlo. Y es muy importante conocer con qué persona estás tratanto, muy importante.

Meriggi: Muchas veces esos envíos por correo o direcciones electrónicas las cajonean, y dentro de cinco años a alguien se le cae y lo ven. Ahora, viajar es dificil, por el tema económico. Pero sin dudas es lo mejor. Si tienen la suerte de viajar, por ejemplo, a San Diego, no apunten solo a Marvel, D.C... En las convenciones, Marvel a veces ni siquiera mira el material. Hay otras editoriales que son de primera línea, al menos para nosotros, que son interesantes para que usteden muestren el material. Y eso va a ser una vidriera para después, si van a Marvel o D.C., muestren un material publicado allá.
Y es muy importante la prolijidad con la que presentan la carpeta. El americano es un tipo que casi ni la toca, te pide a vos que de vuelta la hoja. No te podés olvidar de incluir teléfono, e-mail, dirección, etcétera...Presentar lápiz y tinta...No ir a una editorial donde no hacen superhéroes llevando superhéroes...

Frusín: Después del atentado a las torres me llegó una carta de D.C. donde decían que habían implementado medidas de seguridad mucho más rígidas para cuando vas al edificio...Y quizás tiene que ver con ese tema, también, que está más cerrado el tema...

---------------------------------

Meriggi: Yo, para Estados Unidos, trabajo con el guionista Chuck Dixon, que es medio amigote mio, por suerte. El primer laburo que hice con él fue Conan, y él entendió muy bien lo que a mí me gustaba sacar del personaje: la parte violenta, etcétera. Los guiones me llegaban como plots, indicando, por ejemplo: Página uno, tres cuadritos, Conan corriendo a palazos a uno, lo alcanzó, quedó reventado...

Risso: A mí eso me pasó no solamente con él guionista americano con el que estoy trabajando ahora, Brian Azzarello, si no con los argentinos con los que trabajé antes (Robin Wood, Ricardo Barreiro y Carlos Trillo). Pero hay un tiempo en que uno le tiene que demostrar al guionista que puede descansar en la narración gráfica gran parte de lo que él quiere contar. Es muy importante crear esa especie de simbiósis guionista-dibujante, no solo para que la obra se vea bien, sino para que ambos trabajen menos. A mí ahora los guiones me llegan cada vez más lineales, sin tantas indicaciones, porque no solo les demostré que no les doy pelota, sino también que puedo dar más allá de lo que él pretendía, enriqueciendo la obra.

Frusín: Te pueden llegar guiones muy diferentes. Depende de la personalidad del guionista. Vos les vas a responder de manera diferente. Hay guionistas que te ponen muchos cuadros por página con mucho texto en globo y mucho texto explicativo de las imágenes, y te molesta porque te recargan, porque comprimen tu espacio. Y hay guionistas muy piolas...Yo trabajo con el mismo que Eduardo (Risso). Si vos les demostrás en los primeros trabajos que te podés hacer cargo de un montón de cosas y enriquecer el trabajo atreviendose cambiar el guión sin alterar la historia, sin cambiarle el sentido. Cuanto mas espacio te dejen en la decoración y en la descripción de los personajes, mejor. También hay un método, que es muy común en Marvel, donde el guionista completa después del dibujo, agrega los diálogos. Lo mejor, claro, es cuando te hacés amigo del guionista, porque podés pedirle cosas que a vos te gustan para realmente mezclarte en la historia. Cuando están disociados el guionista y el dibujante, se nota...

Capristo: Yo trabajo con un guionista argentino, Ricardo Ferrari, para Europa. Generalmente voy a su casa, o él viene a casa, a hacer un asado y después de la segunda ronda de cervezas me dice “Qué querésss dibujarrr, papáa!?”. Y yo le digo “Tengo ganas de dibujar ciencia ficción, algo latinoamericano y algo con minas muy sexis”. “Ah, bueno!”, dice, y seguimos jugando al truco. Más o menos a la semana el tipo aparece con una miniserie completa que tiene ciencia ficción latinoamericana y minas en pelota. Y después empieza a presentarte los episodios por parte con la documentación básica, como fotocopias que sacó a un libro de la biblioteca de La Plata o de la revista National Geographic...Pero como me conoce hace rato, delega la parte de la narración gráfica. No me jode con el tema de “Se asoma a una ventana de 80 centímetros por un metro” y la descripción de la contextura física del tipo, etcétera.

-------------------------------

Capristo: Igualmente lo de ´llegar´ es relativo. Uno está publicando, bien, ya está. No! Ahora hay que mantenerse! Te mandás una cagada y podés quedar afuera. O podés quedar afuera sin que pase nada. Tenés que mejorar.

Meriggi: Lo que nosotros les decimos que hagan ustedes es lo que hacemos nosotros. Seguimos haciendo nuestras muestras para presentarnos en distintas editoriales, con la diferencia de que nosotros tuvimos la experiencia de estar años dibujando. Es parte de seguir creciendo, porque aparece el desafío de “Che, a ver esta editorial nueva, con una propuesta distinta, a ver si me acepta”.

Frusín: Yo estoy bajo un contrato, que dura dos años más, por el cual puedo trabajar solo para D.C. Y eso me hizo olvidar de esa cosa de la que estamos siempre pendientes. Entonces la preocupación ahora me pasa más por el trabajo en sí.
Cuando ya tenés trabajo, a veces te encargan trabajos que por ahí no son los que más sentís o más te gustan, y ahí viene todo un dilema en cuanto al arte, lo comercial, lo amateur, lo profesional... Decís: “Cómo meto yo mi visión, mi manera de hacer las cosas, en esto que no lo siento?”. Ahí hay un un reto creativo. Esa es la manera de hacerlo divertido, cosa que nunca tienen que perder. Por más que lleven veinte años trabajando, que se diviertan trabajando.

Risso: Claro, uno llega a hacer esto porque realmente lo siente, porque es un desafío cada página. Si uno realmente lo quiere, busca evolucionar. Lo demás lo podés alcanzar. Uno se tiene que plantear ser un profesional con todas las letras, pero lo tiene que sentir._

Thursday, September 29, 2005

bien... empecemos...

No hay muchopara ser la primera vez...
dentro de un rato entro a mi Kwon a practicar wing chun de la familia Moy Yat...
y hasta donde se soy uno de los peores alumnos de mi maestro.
nos vemos mañana
el sensei